Rincón Mariano, es un blog de Amigos de la Virgen.
"Un espacio de encuentro" de información, comunicación y participación.
Difunde medios, enlaces, noticias y actividades, de contenido católico.
Club de los Sitios Católicos Clic para escuchar Radio en Vivo

martes, 4 de agosto de 2009

Carta pastoral "Madre de Dios y madre nuestra” (32)


Carta pastoral sobre la Virgen María por Mons. Josep Àngel Saiz Meneses



Tres actitudes para la vida cristiana. Constancia en el amor y en el servicio


El servicio como acción comunitaria

En la segunda parte de la encíclica Deus caritas est, el Papa Benedicto XVI aborda la cuestión de la solidaridad y la ayuda al prójimo como forma de amor. Muestra cómo el amor que viene de Dios debe manifestarse en un nivel personal, de cada creyente, y también como acto de la comunidad. Si es realmente verdad que la Iglesia es expresión del amor de Dios, del amor que Dios tiene por la criatura humana, también debe ser verdad que el acto fundamental de la fe genera un acto eclesial.

La Iglesia ha de ser comunidad de amor. La caridad es tarea de la Iglesia y la caridad de la Iglesia es una manifestación del amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Según el Papa, ese amor, que llamamos caritas, no es una mera organización de ayuda al necesitado, sino que se trata de la expresión necesaria del acto más profundo de amor personal con el que Dios nos ha creado, suscitando en nuestro corazón la inclinación a amar.

La naturaleza íntima de la Iglesia se expresa en una triple misión: anuncio de la Palabra de Dios, celebración de los sacramentos y servicio de la caridad. Son tareas que no se pueden separar. El amor hacia los pobres y las acciones consecuentes para remediar sus necesidades no consiste en una acción de suplencia o sustitución debido a las carencias de los servicios públicos. Se trata de algo esencial para la Iglesia, forma parte de su naturaleza tanto como la acción evangelizadora o el servicio de los Sacramentos. La actividad caritativa de la Iglesia se ha de fundamentar en la competencia profesional, y también en la vivencia de la fe, en la experiencia de un encuentro personal con Cristo.

No hay comentarios.: