Rincón Mariano, es un blog de Amigos de la Virgen.
"Un espacio de encuentro" de información, comunicación y participación.
Difunde medios, enlaces, noticias y actividades, de contenido católico.
Club de los Sitios Católicos Clic para escuchar Radio en Vivo

viernes, 6 de febrero de 2009

Newsletter P. Livio (Italia), 04.02.2009

Queridos amigos,

en los últimos meses, los mensajes de la Reina de la Paz tienen un tono de preocupación maternal sobre lo que nos puede sobrevenir:

En su mensaje de 25 de octubre nos invita a rezar "para frustrar el plan de Satanás sobre esta tierra que es cada vez más distante de Dios, que quiere imponerse sobre Dios y destruir todo lo que es bello y bueno en el alma de cada uno de nosotros. "

En el mensaje, de 25 de noviembre que nos invita a orar "sin cesar por este mundo turbulento y sin esperanza".

En su mensaje de 25 de diciembre, nos invitaba a rezar a Jesús para que "nos ayude a comprender que sin Él no tenemos futuro".

En su mensaje del 2 de enero, la madre nos advertía diciendo: "Mientras una gran Gracia celestial se derrama sobre vosotros, vuestro corazón permanece duro y sin respuesta".

En su mensaje del 25 de enero, da la voz de alarma: "Yo estoy tanto tiempo con vosotros porque estáis en el camino equivocado. Solamente con mi ayuda, hijitos, podréis abrir los ojos."

En su mensaje del 2 de febrero, Nuestra Señora nos advierte que el tiempo de la paciencia de Dios tiene un final y nos advierte: "Noperdáis el tiempo, mis niños, porque el tiempo no es vuestro."

¿Qué hacer? por tanto. Estar cerca de su corazón y del Corazón de Jesús con la oración, la fe, la vida cristiana. "Dios nos ha escogido-nos recuerda la Virgen - para realizar su gran proyecto" (02-12-08). Conque, ¡Ánimo!

Vuestro, Padre Livio

2 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Genial el padre Livio.

Gracias por subir esto aquí.

Besos.

RADIOMARIANO dijo...

De nada, por subirlo y traducirlo con la ayuda de http://translate.google.es y una pizca de sentido común linguistico.


Buen fin de semana en el Señor y en su Madre.